Comunicado de la Junta Directiva FODUN

Bogotá D.C. 23 de noviembre de 2023.

 

Colegas

ASOCIADOS DE FODUN

Referencia. Comunicado sobre el aseguramiento de la cartera y aporte de los asociados.

 

Reciban un cordial saludo de parte de la Junta Directiva de FODUN.

Deseamos en esta oportunidad dar claridad sobre el estado actual de implementación del seguro de vida deudores y la manera como se aplica este seguro al momento de hacer el cruce de los aportes y ahorros permanente con los saldos de crédito. Esto con el fin de evitar interpretaciones erradas que conlleven a desinformación y también para brindarles la seguridad de que la Junta Directiva, desde el momento en que fue informada de la novedad administrativo mencionado, ha venido analizando el tema y explorando alternativas de solución en beneficio de todos y cada uno de los asociados y sus familias.

¿En qué consiste la novedad administrativa mencionada? Hasta febrero de este año, cuando un asociado (a) fallecía, el Fondo procedía a transferir el 100% de los ahorros permanentes y aportes sociales a los beneficiarios. Esto se podía aplicar toda vez que la póliza de Seguro de Vida Deudores contratada cubría el 100% del saldo de los créditos hasta el momento del fallecimiento. En febrero de este año, la administración del Fondo decidió hacer una modificación en la cobertura de la póliza, de tal manera que sólo cubriera el remanente del saldo después de realizar el cruce de saldos de créditos con los ahorros permanentes y aportes sociales. Esto genera una disminución significativa en el valor de la póliza contratada. Esto también conduce a que los beneficiarios de los asociados fallecidos no reciban los ahorros permanentes y aportes sociales del asociado. Hay que resaltar que tampoco heredan los saldos de las deudas, pues estos son cubiertos por el Seguro de Vida Deudores.  

Otro aspecto que se debe mencionar es que al momento del fallecimiento los herederos ya han gozado del beneficio y disfrute relacionado con el objeto de la deuda contraída por el asociado fallecido (una vivienda, un vehículo, un viaje, entre otros posibles) y seguirán gozando de su uso pues la misma queda libre de toda obligación crediticia en el momento del fallecimiento de su ser querido, esto dado que el seguro, pagado por todos los asociados, cubre esa obligación. Por ejemplo,

La implementación de esta forma alternativa de contratar la póliza de Seguro de Vida Deudores ha resultado en un excedente de 477 millones, información con corte a 31 de octubre de este año. Se estima que, para febrero del 2024, pasado un año de la implementación de la modificación, los excedentes adicionales del Fondo serían de aproximadamente 640 millones. Los beneficiarios finales de estos excedentes seremos todos y cada uno de los asociados, pues estos dineros hacen parte de la distribución de excedentes que el Fondo realiza cada tres meses. Así, el ahorro que resulta de pagar una póliza más baja se distribuye de manera igual entre todos los asociados de Fodun (2879 personas).

Desde el punto de vista del asociado, el escenario de beneficio máximo es aquel en el que sus causahabientes además de heredar el goce del objeto que motivó la deuda, también reciben de parte del Fondo el dinero correspondiente a la totalidad de los ahorros permanentes y aportes sociales que el asociado acumuló hasta el momento de su fallecimiento. Esto es lo que sucedía hasta febrero del presente año.

La modificación en la manera en que se contrata desde febrero de este año la póliza de Seguros de Vida Deudores proyecta el beneficio en dos trayectorias simultáneas y complementarias: Primero, la del asociado como individuo particular y; segundo, la del conjunto total de personas asociadas en el Fondo. En el primer caso, los herederos reciben el beneficio del goce del objeto para el cual el asociado contrajo el crédito, libre de los saldos de la deuda. En el segundo caso, de manera complementaria y desde el punto de vista del total de los asociados del Fondo, la nueva implementación redunda en un beneficio colectivo dada la distribución de los excedentes adicionales por partes iguales entre todos los asociados.

Esta nueva manera de contratar la póliza de seguro ha generado algunas reacciones y, en algunos casos, inquietud entre algunos asociados. Esta situación también ilustra un escenario muy interesante desde el punto de vista de la filosofía solidaria. Este escenario es el del conflicto de intereses entre los dos niveles en los que se estructuran las entidades del sector solidario: el de los individuos particulares y, en una escala más amplia, el del grupo integrado por individuos que cooperan y son solidarios, es decir el de la entidad solidaria como tal.

Esta coyuntura también impone a la Junta Directiva un reto administrativo: el de encontrar alternativas de solución que puedan armonizar y, en el mejor de los casos, satisfacer simultáneamente los intereses de los individuos particulares y los del grupo de individuos que cooperan. No es un reto fácil, pero somos académicos y no tenemos otra alternativa que la de pensar e idear soluciones. 

En la búsqueda de soluciones, lo primero que debemos asegurar es que las mismas se enmarquen en la filosofía de la economía solidaria, y se apeguen a los principios de igualdad y equidad. En este ejercicio de explorar soluciones también podemos estar de acuerdo en que la promesa que el Fondo como entidad puede hacer a sus asociados es que hará cumplir la ley y los estatutos que guían la manera en que podemos alcanzar nuestros propósitos. El compromiso de la Junta Directiva y la Gerencia es la de implementar dicho ordenamiento jurídico con profesionalismo, responsabilidad, ética, respeto y consideración por todos los asociados y sus familias y, por supuesto, con apego a las leyes y las normas.

En este último sentido, se hace necesario recalcar que de los artículos 46 y 49 de la Ley 79 de 1988, y de los artículo 8 y 25 de los Estatutos del Fondo, se concluye que el cruce de saldos de deudas de los asociados con ahorros permanentes y aportes sociales al momento de su retiro voluntario, fallecimiento o exclusión es un mandato legal y estatutario que debemos observar. En la historia del Fondo nunca se ha inobservado ninguno de los mandatos citados. De haber sido así, la Superintendencia de la Economía Solidario hubiera glosado nuestro proceder al punto de que nos hubieran multado o intervenido, toda vez que los aportes sociales conforman el patrimonio del Fondo constituyéndose en garantía del pago de las obligaciones, razón por la cual estos son inembargables. Bajo esta premisa el problema que nos ocupa no está circunscrito a la jurídico, sino a la manera como se hace el aseguramiento. 

Retornemos a la pregunta central ¿cuáles son las posibles soluciones para armonizar el interés individual y el grupal? En la Junta Directiva se han discutido varias alternativas, entre ellas las siguientes:

  1. Retornar a la estrategia administrativa mediante la cual con los aportes de todos se contrata una póliza de Seguro de Vida Deudores que ampara el 100% de la deuda del asociado al momento de su fallecimiento. Esto implica pagar cerca de 640 millones más al año a las empresas aseguradoras. En este caso los herederos reciben el monto de dinero representado por los ahorros permanentes y los aportes sociales del asociado que fallece, además del beneficio de disfrutar del objeto que motivó la solicitud de crédito del asociado. Esta es una alternativa que ilustra y hace énfasis en la solidaridad desde el grupo de asociados que coopera hacia los asociados que fallecen y su grupo familiar. En este caso el beneficio grupal disminuye, ya que no hay aumento en la suma de los excedentes que se distribuyen de manera igual entre todos y cada uno de los asociados.
  2. Contratar la póliza de Seguro de Vida Deudores para cubrir los saldos de las deudas del asociado que fallece y que queda después de cruzar las deudas existentes con los aportes sociales y ahorros permanentes. En este caso los herederos sólo reciben el beneficio de disfrutar del objeto que motivó la solicitud de crédito del asociado. Esto es lo que se está haciendo desde febrero de este año y resulta en una reducción del valor de la póliza que se paga a las empresas aseguradoras de cerca de 640 millones de pesos al año. Este valor incrementa el monto de los excedentes que finalmente son distribuidos por partes iguales entre todos y cada uno de los asociados del Fondo y, por tanto, el beneficio grupal. Sin embargo, esta alternativa reduce el beneficio de la solidaridad desde el grupo de asociados que cooperan hacia los asociados que fallecen y su grupo familiar.
  3. Modificar el Fondo Mutual de Solidaridad (FOMUS) reglamentado por la Junta Directiva este año, de tal manera que se pueda utilizar para brindar un auxilio económico que cubra el monto de los ahorros permanentes y aportes sociales que fueron cruzados con las deudas del asociado que fallece. En este caso la póliza de Seguro de Vida Deudores se contrata igual que en la segunda alternativa antes expuesta. El beneficio para el asociado y su familia es máximo e idénticos a los estipulados en la primera alternativa, ya que los herederos reciben los ahorros permanentes y los aportes sociales del asociado que fallece, además del beneficio de disfrutar del objeto que motivo la solicitud de crédito. Por otra parte, el beneficio a nivel de todos los asociados también aumenta, ya que el valor de la póliza disminuye lo que resulta en el aumento del monto de excedentes que se distribuyen de manera igual entre todos los asociados.
  4. Definir un monto máximo de saldo de la deuda por conceptos de créditos que será asegurada mediante la póliza Seguro de Vida Deudores. Este monto deberá ser definido con criterios técnicos y sentido solidario. Como punto de referencia, a la fecha, el promedio de deuda de los 1619 asociados que tienen crédito con el fondo es de 84 millones de pesos. Se podría pensar en un monto de saldo a asegurar por encima de este promedio. En este caso, si el saldo de la deuda supera el monto asegurado, se procede a cruzar el excedente con los aportes sociales y ahorros permanentes. El saldo a favor será heredado por los causahabientes familiares del asociado. El saldo de la deuda que no se alcanza a cubrir con el cruce, representan una deuda que será heredada y pagada por los causahabientes del asociado. Según la legislación colombiana, se heredan tanto los activos como los pasivos. En esta alternativa, la clave está en definir el monto máximo asegurable. En este escenario se disminuye el valor de la póliza, lo que resulta en un incremento de los excedentes a distribuir entre todos los asociados. En la mayoría de los casos, el beneficio para el asociado(a) que fallece y su familia son comparables a los de la primera alternativa expuesta. En contadas ocasiones, cuando el remanente del saldo de la deuda es exageradamente alto, los familiares heredan una deuda.
  5. Los asociados(as) pagan el seguro de los créditos. Esta es la manera como se opera en la mayoría de las entidades financieras. El beneficio es positivo en todos los niveles: los herederos además de disfrutar del beneficio del objeto para el cual se adquirió el crédito, también reciben los ahorros permanentes y los aportes sociales de su familiar fallecido. El Fondo ya no debe contratar la póliza de seguro de vida grupo deudores, de tal manera que, comparado con todas las otras alternativas, el monto de los excedentes que se distribuyen entre todos los asociados es el mayor. Es posible que esta propuesta no sea llamativa para algunos asociados, teniendo en cuenta que se debe hacer un esfuerzo económico mayor para pagar el seguro, lo que aumenta el valor de las cuotas mensuales.

La decisión acerca de cuál de las anteriores alternativas es la más conveniente para el Fondo, entre otras que puedan ser propuestas por los asociados, es tarea de los delegados que participarán en la próxima Asamblea Ordinaria que se realizará en el mes de marzo del 2024.

Por último, la Junta Directiva decidió en la reunión del pasado 18 de noviembre que reconocerá el valor total de los ahorros permanentes y aportes sociales de los asociados que han fallecido desde febrero de este año y de aquellos que posiblemente no nos acompañen hasta que la fecha de la próxima Asamblea Ordinaria. Este reconocimiento se hará a través del Fondo Mutual de Solidaridad (FOMUS) hasta diciembre de este año. En enero del 2024 y hasta marzo, el Fondo firmará un otro si que extenderá y contratará la póliza de vida del grupo deudores para cubrir el 100% del saldo de las deudas.

 

Con nuestros mejores deseos,

JUNTA DIRECTIVA - FODUN

Regional Bogotá

Regional Bogotá

601 2 21 14 61 - cel: 317 4292603

Calle 44 Nº 45-67, Unidad Camilo Torres, Piso 5, Módulo C8

remove
Regional Medellín

Regional Medellín

604 4 44 30 60 - cel: 317 4326406

Carrera 65 No. 59 A - 110, Universidad Nacional, Casa 6

remove
Regional Manizales

Regional Manizales

606 887 9300 ext.55839 - cel: 301 6873835

Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales Campus La Nubia Bloque Z

remove
Regional Palmira

Regional Palmira

Telefax 602 280 4161 Cel: 317 4383250

Carrera 30E # 5-146 Urbanización MALIBÚ

remove


Todos los derechos reservados por Fodun 2019.

Desarollado por Estrategia Segura S.A.S.